Cerrar

The Rainy Monday

La vida es un conjunto de etapas y 2011, para mí, fue el principio de una de ellas (2011-2013). Junto a mi colega Iñaki Cabrera (copy) fundamos The Rainy Monday. Con mucha ilusión y poca visión empresarial, éramos un dúo dirigido por el corazón y la inocencia de dos almas casi adolescentes. Con este panorama era necesario plasmar sobre papel aquello que nos diferenciaba y presentarnos al mundo. Who said that monday sucks fue una manera de justificar el nombre del estudio, una reivindicación a la individualidad y a las ideas propias, y un punto de partida para explicar todo acerca de The Rainy Monday.

(Por cierto, fuimos premiados en la categoría de autopromoción con un Laus plata por el Adg-Fad)

Es sumamente difícil encontrar creatividad hablando sobre uno mismo. El resultado fue nuestra esencia, una pieza que no promete nada, pero que dice mucho. Una pieza cuya única pretensión es desnudarnos y permitir a los demás que nos conozcan, que sepan quiénes somos, de dónde venimos y dónde podemos ir juntos. Lo que quisimos decir fue: somos así, tal y como lo ves. Siempre hemos sido así y siempre lo seremos, singulares a nuestra manera. ¿O conocéis a mucha gente que crea que los lunes lluviosos son una oportunidad magnífica para crear, por ejemplo, un martes soleado?